Padecer una enfermedad neurodegenerativa cuesta 23.000 euros al año

qubiotech_neurodegenerative diseases cost_alzheimer_parkinson_ela_00

La Alianza Española de Enfermedades Neurodegenerativas (Neuroalianza) ha presentado esta semana el estudio “Las enfermedades neurodegenerativas en España y su impacto económico y social“, realizado en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y avalado por el Ministerio de Sanidad.

La investigación llevada a cabo arroja luz sobre el gran impacto económico que suponen enfermedades como el Alzheimer y otras demencias, el Parkinson, la esclerosis múltiple, las enfermedades neuromusculares o ELA (esclerosis lateral amiotrófica); tanto para el Sistema de Salud Español, como para las personas afectadas y sus familias.

El informe estima que en la actualidad el 2,08% de la población española, unas 988.000 personas, está afectada por estas patologías, y el envejecimiento de la población previsto (se estima que en 2050 habrá 16 millones de personas mayores de 65 años en nuestro país) impactará de forma negativa en las tasas de enfermedades neurodegenerativas en las próximas décadas.

Esto, según el estudio, supone un coste total en España asociado a estas enfermedades en torno a los 32.372 millones de euros. Dentro de este coste se distingue entre aquellos costes directos, directamente relacionados con las características y necesidades propias de la enfermedad, y los costes indirectos resultantes de las limitaciones generadas en la vida de los afectados por la propia evolución de estas enfermedades.
El coste medio anual directamente soportado por las personas afectadas de enfermedades neurodegenerativas y sus familias fue de 23.354 € por afectado en España en 2015 .

qubiotech_neurodegenerative diseases cost_alzheimer_parkinson_ela_01

qubiotech_neurodegenerative diseases cost_alzheimer_parkinson_ela_02

qubiotech_neurodegenerative diseases cost_alzheimer_parkinson_ela_03

La detección precoz y políticas a largo plazo, el próximo reto
Cifras como ésta ponen de manifiesto la necesidad de diseñar y aplicar políticas a largo plazo en el ámbito de las enfermedades neurodegenerativas, tanto para la definición de ayudas sociales, derechos o prestaciones, como para el desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías de diagnóstico que permitan la detección de estas enfermedades en estadios tempranos, y con ello la reducción de los efectos de estas enfermedades a largo plazo y del coste asociado a las mismas.